Está utilizando una versión antigua de Navegador que pronto no será compatible. Algunas características de este sitio web pueden no funcionar correctamente. Actualiza a un navegador moderno, como el Google Chrome para disfrutar de toda la experiencia!.

Una filosofía de vida empresarial para la salud de tu Organización

La salud es un tema que debemos atender para mantener nuestra calidad de vida, prevenir cualquier complicación o remediarla cuando ésta se ha hecho presente. Lo mismo pasa en las organizaciones: una empresa sana puede crecer, alcanzar sus objetivos y reproducirse. 

 

Para entender este punto, veamos el lado humano de la organización, como una persona que tiene sentimientos, se alimenta, avanza, descansa y despierta cada día; que también corre cuando la dinámica del mercado le indica que es tiempo de hacerlo. Y la sangre que recorre a esa empresa, sus huesos, sus músculos y sus órganos, es la gente, el Talento que día a día hace la existencia de la compañía.
En la actualidad, mucho se habla acerca de la importancia del Capital Humano para el éxito de las compañías, como una buena frase que no siempre se lleva a la práctica. Aquellas que sí lo hacen y que construyen historias de éxito, no lo reflejan en las grandes ventas o en una imagen corporativa espectacular o en las alianzas estratégicas. Lo reflejan en la gente, en la sangre de la empresa. 

 

Cómo diferenciar cuando una organización está sana o necesita atenderse

Para exponer este argumento, tomemos dos ejemplos. El primero de ellos se trata de una compañía de la industria de telecomunicaciones con casi sesenta años de existencia, que decidió transferir su área de Capital Humano al departamento de Finanzas, dándole prioridad a los números sobre sus colaboradores. Hoy, esta organización va a la baja porque su objetivo se ha centrado en alcanzar cifras.
Del otro lado, una compañía del sector de productos de consumo, cuyo fundador aún se preocupa por la gente, ha generado un profundo orgullo entre sus colaboradores, al grado que uno de ellos (que ocupaba un puesto operativo) desarrolló en su hogar uno de los productos más exitosos que la empresa ha fabricado en los últimos años.
Esto nos demuestra que el crecimiento ha dependido de una estrategia centrada en la gente, originando un promedio de retención del Talento de quince años, incluyendo a la nueva generación. Se trata de personas que tienen la atención de la empresa, que logran una evolución interna y un crecimiento personal. Este enfoque ha permitido que sea la gente quien haga crecer a esta compañía que actualmente tiene presencia en toda Latinoamérica. 
En este sentido, una organización sana logra resultados que son validados por el compromiso y sentido de pertenencia de su Talento. Esto es una filosofía de vida empresarial que se desprende de la filosofía de los líderes y que se va permeando hacia todos los integrantes de la empresa, desde los niveles ejecutivos y gerenciales, hasta los operativos.

 

El remedio está en la estrategia

Los nutriólogos dicen con toda razón que no debemos esperar a que nos dé sed para tomar agua, porque cuando esto sucede ya estamos deshidratados y nuestros riñones pueden empezar a funcionar mal; para prevenirlo, debemos aprender a conocer nuestro cuerpo. 
Trasladando esta idea a lo que pasa en las organizaciones, cuando no se logran los números proyectados estamos ante una consecuencia de algo que ya ocurrió: la empresa está enfermando debido a un problema interno, que se convierte en uno externo cuando se encuentra ante dificultades como saturación en el mercado, pérdida de confiabilidad de la marca, disminución de la calidad del producto, problemas de liquidez, entre otros retos que la empresa debió anticipar para tomar las medidas necesarias. Pero si esa organización no conoce su cuerpo, ¿cómo lograrlo?
Las empresas más exitosas son aquellas que convierten al área de Capital Humano o Gestión Humana en un departamento funcional y estratégico, que conoce a fondo el cuerpo, los procesos de la empresa, porque los procesos los hace la gente y es la gente quien hace a las organizaciones.
Cuando el departamento de Gestión Humana es parte esencial de la estrategia, tiene la libertad necesaria para convertirse en el encargado mantener sano el cuerpo de la empresa o hacer lo necesario para curarla si está convaleciente, atrayendo al Talento adecuado a tiempo, cambiando las historias de la gente, de la sangre que hace latir el corazón del negocio.

 

Acerca del Autor

 

 

¡Si te gustó comparte!

Conectemos al Talento con tu Negocio