Skip to content
competencias-digitales-home-office
Compartir

Grandes empresas como Alphabet (cuya filial más conocida es Google) y Facebook (sabes qué es Facebook, seguramente llegaste aquí a través de un post allá) plantean que sus trabajadores no regresarán a sus oficinas sino hasta julio de 2021.

Otras menos conocidas han sido más drásticas, como Nationwide Insurance, que ha dicho que sus 4000 empleados en todo EE. UU. harán home office de forma permanente, cerrando definitivamente sus oficinas en el vecino país del norte.

Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon, ha dicho que sus empleados administrativos probablemente vuelvan a sus oficinas antes de acabar 2020, en octubre, siempre y cuando esto sea posible (los repartidores han seguido trabajando en las calles para fortuna de muchos negocios y, claro, consumidores).

En México, empresas como Kueski han manifestado que implementarán el teletrabajo de manera permanente, dejando la elección en manos de sus trabajadores. Ellos ya lo hacían antes de la pandemia, por lo que esta decisión tiene cierta lógica y se sustenta en la experiencia previa.

Pero no son los únicos: el 79% de las empresas que han implementado la modalidad de trabajo en casa permanecerán operando así aún después de la pandemia, según una encuesta de la consultora Atento realizada a jugadores de los sectores de retail, banca, seguros y telecomunicaciones.

Por su parte, PwC, consultora de gran renombre, también encuestó a trabajadores mexicanos, y se reveló que el 97% de ellos prefiere que el home office sea parte de su cotidianidad laboral.

Si tu organización está titubeante respecto a la implementación definitiva de home office o el regreso cuanto antes a las oficinas, te recomendamos leer este blog post antes de apresurar cualquier decisión, porque hablaremos de lo que se necesita para triunfar en el teletrabajo.

Primero lo primero: ¿ya tienes tu protocolo de home office?

Vivimos en la época de la transformación digital, y establecer un protocolo para trabajar de manera remota hoy en día es un must para muchas empresas. Quizás no sea la plantilla completa la que pueda laborar bajo esta modalidad, pero seguramente algún colaborador podrá hacerlo y, llegado el momento, este protocolo puede ser un gran activo. De hecho, ya se empieza a hablar de compensaciones y beneficios fiscales para las empresas que impulsen que, al menos el 10% de su plantilla, trabajen a distancia.

Ya hemos visto que hay empresas que, más allá de verlo como la medida de contingencia sanitaria que representa actualmente, lo hacen un beneficio más de su oferta de valor al empleado, ¡y vaya que a los colaboradores les gusta!

En el protocolo se deben contemplar cuestiones como:

Forma de checar horarios de entrada, salida y horario de comida (correo al líder y equipo de trabajo, mensaje instantáneo en algún grupo, videollamada para iniciar la jornada, etc.)

  • Medios de comunicación y tiempos de respuesta esperados (Skype, WhatsApp, teléfono celular, teléfono fijo, correo; respuesta inmediata, tolerancia de cinco minutos, definir tiempos según importancia/urgencia, etc.)
  • Métricas a considerar para corroborar el tiempo trabajado (monitoreo de pantalla, avances de proyecto, entregables por día, testigos válidos como capturas de pantalla o suites digitales de colaboración en tiempo real)
  • Requerimientos técnicos específicos de cada puesto (equipo de trabajo, programas on-premise, accesos a programas en la nube, conexión a internet, herramientas específicas para cumplir las funciones de cada puesto, etc.)
  • Plataforma para gestionar equipos de trabajo y sus cuentas correspondientes (Slack, Asana, Monday, Trello, etc.)

Aquí un video con algunos consejos prácticos para armar tu protocolo de home office y comenzar tu transformación digital.

Ahora lo esencial: las competencias digitales para triunfar en home office

El protocolo es el lado institucional que debe estar listo para estructurar el trabajo a distancia, pero sin las competencias digitales necesarias, ni el más preciso y claro de los protocolos podrían evitar que el teletrabajo termine en fracaso.

Como miembro del área de talento, debes saber cuáles son las competencias que permitirán o facilitarán que tus colaboradores se desempeñen de buena manera desde casa, ¡quizás incluso les venga mejor este modelo!

Y es que el home office no es para todos. Esto es así porque ni todos los colaboradores son iguales, ni todos los puestos tienen las mismas características.

Hablando de los requerimientos de cada puesto –desde luego aquí consideramos aquellos cuyas actividades pueden efectuarse de manera remota–, comencemos a hablar de ese componente crucial de la descripción del puesto que son las competencias laborales clave para cumplir satisfactoriamente con las funciones del mismo.

Estas son las competencias digitales para la nueva era del teletrabajo:

  • Autogestión: capacidad para establecer eficazmente un orden apropiado en sus acciones personales o para terceros con el objetivo de alcanzar una meta
  • Adaptabilidad al cambio: capacidad para adoptar y acoplarse a los cambios e iniciativas organizacionales fuera de lo tradicional, modificando si fuese necesario su propia conducta para alcanzar determinados objetivos
  • Apego a normas: capacidad para trabajar bajo principios, políticas y procedimientos establecidos, mostrando ética y respeto por la moral y las buenas costumbres
  • Enfoque a resultados – Orientación a la tarea: capacidad para concentrarse y persistir en la realización de una tarea determinada, de modo que pueda entregarla en tiempo y forma
  • Trabajo en equipo – Colaborar por resultados: capacidad para establecer, conservar y desarrollar relaciones interpersonales enfocadas en el logro de objetivos organizacionales, a través de la colaboración
  • Compromiso – Cumplimiento de tareas: disposición para cumplir con las expectativas y los objetivos planteados
  • Control de procesos – Ejecución: capacidad para ejecutar con eficiencia un proceso completo que ha sido previamente estandarizado
  • Comunicación efectiva: habilidad para intercambiar ideas con otros por medio de la escucha efectiva, expresión clara e intención adecuada en los mensajes que envía.

Otras competencias, que también son valores morales, son importantísimas para colaborar a distancia; algunas de ellas son:

  • Integridad: capacidad para inspirar confiabilidad, demostrando compromiso hacia sus tareas. Muestra respeto por las políticas y procedimientos, y cumple los acuerdos en el desempeño de sus funciones.
  • Responsabilidad: capacidad para cumplir con las actividades y obligaciones a su cargo, asumir las consecuencias de sus actos, errores y decisiones, y darles seguimiento hasta su resolución.

Pregúntate si tienes las competencias que hemos abordado recién; si consideras que no tienes alguna, acércate con tus compañeros de Recursos Humanos y pregunta cómo puedes fortalecer o adquirir lo que necesitas para cumplir cabalmente tus responsabilidades, o habla con algún compañero que consideres que sí las tenga y pídele consejos, ¡no hay nada de malo en aceptar nuestras áreas de oportunidad!

No todo es una cuestión de aptitud, también juega la actitud

Una vez habiendo reflexionado sobre tus competencias, toca pensar en cómo te adaptarás a tener tu oficina en casa. Cierto es que parece una excelente idea trabajar desde tu hogar, suena a que nos podemos dormir más tiempo dado que no tendremos que transportarnos al trabajo, a que podremos trabajar en pijama si queremos, a que ahorraremos en comida… Sí, pero si alguna vez has platicado con alguien respecto a cómo es trabajar desde casa, sabrás que “no todo es miel sobre hojuelas”.

Contar con un espacio dedicado para laborar desde casa es crucial. No necesitas tener un estudio o una habitación de huéspedes: con que destines un área en la cual te sientas cómodo, con buena iluminación, poco ruido y el espacio que necesitas para el equipo con el que trabajarás, es más que suficiente. Toma en cuenta que es un lugar en el que ahora deberás pasar el tiempo que dura tu jornada laboral (o el tiempo acordado con tu líder).

Para ayudarte en tu proceso de adaptación al home office, te dejamos estos 10 quick tips para ser más productivo trabajando desde casa:

  • Planea tu siguiente semana desde el domingo. Es un día tranquilo que puede ser la calma que evite la tormenta
  • Ordena todo tu equipo de trabajo. En la oficina usualmente ya está ordenado; hazlo en casa
  • Usa un calendario compartido. Tendrás visibilidad de fechas clave en cada proyecto
  • Haz minutas. Recuerda: “Es mejor confiarse a una tinta negra que a una mente en blanco”. O a un procesador de texto, hablando de competencias digitales
  • Oxigénate. Toma respiraciones hondas cada cierto periodo y no olvides tomar agua
  • Horario sin interrupciones. Conserva tu horario laboral como cuando estás en tu trabajo (porque, de hecho, estás en tu trabajo)
  • Usa filtros de correo. Ayudará a organizar mejor la información, en especial cuando tus compañeros no están cerca para aclarar dudas o reenviar archivos al momento
  • Técnica Pomodoro. Si las distracciones son muchas, entonces aprovéchalas: trabaja profundamente en espacios de 25 minutos, y dedica a descansar (o a resolver otros pendientes) otros cinco minutos. Repite durante tu jornada cuando lo creas necesario
  • Deadlines anticipados. Trabaja con fechas límite falsas, anteriores a la entrega real, pero con la verdadera intención de cumplirlas antes, para poder volver luego a revisar y corregir detalles
  • Snacks saludables. Ten bocadillos saludables a la mano, recompensa a tu cuerpo y a tu cerebro por el trabajo duro, pero con alimentos que realmente te nutran

Como pudiste ver, se requiere de competencias digitales para poder triunfar bajo este modelo. Sin embargo, ya decíamos que no sólo la aptitud, sino la actitud, también cuenta, y en ese sentido también están cobrando un nuevo valor las competencias de liderazgo: en momentos de incertidumbre, la función de los líderes es más importante que nunca, ya que son ellos quienes marcan el camino y motivan a avanzar en él.

Por eso en Brivé® hemos pensado también en competencias de liderazgo transformacional que puedan guiar a los equipos de trabajo al éxito entre las dudas y cambios constantes a los que estamos expuestos hoy más que nunca, y las hemos identificado para los niveles de mandos medios, gerentes y directivos.

Descubre cuáles son esas competencias laborales descargando gratis nuestro Diccionario de competencias para la nueva normalidad en México y conoce 59 competencias (desde operativos hasta directivos), destacando las que llegaron para quedarse y, sobre todo, para impulsar a tu organización a mantenerse unidos y eficientes aún en la distancia.

Nueva llamada a la acción